El color de tu mirada

disco7.jpg
El color de tu mirada
Para tí, pequeñas cosas
Lluvia
Zenbat bide zure billa
Secretaria
Que te me vas
Qué más da
El niño yuntero
Mi padre
La gaviota

Mi padre soñaba todo el día con vender nuestra casa y marcharnos lejos, pobre soñador, quería hacerse rico y se hizo viejo&iríamos todos a París, dónde él sería duque, yo bailarina&

    Con Secretaria en las listas de venta, Mocedades entra en 1976. Continúan de racha, pero sin dormirse en los laureles, con lo cual rápidamente se ponen manos a la obra con el proyecto del siguiente larga duración. El Color de tu mirada. Esta canción apareció como sencillo en la primavera del 76. Se trata de un tema que pone en evidencia la madurez del grupo y la versatilidad. Aun así, no se puede incluir en las listas de éxitos del grupo, fue una canción que no tuvo demasiada repercusión. Como acompañante de esta canción se encontraba El niño yuntero, un poema de Miguel Hernández, adaptada por José Ipiña en el año 69 y que incluían en sus actuaciones, aunque no se llegó a grabar en estudio hasta 1976, acompañados a ritmo de guitarras únicamente, una maravilla de canción.

   En el mes de marzo, se grabó La hora de&Juan Carlos Calderón, programa íntegramente dedicado al compositor santanderino y como homenaje, asistieron como no, Mocedades y Sergio y Estibaliz, para cantar y hablar de sus éxitos y canciones. El los presentó como la obra por la cual me siento más orgulloso. Para cerrar el programa tuvo como invitados a la familia Uranga al completo, incluido don Roberto, el padre de todos. La actuación fue recordada y comentada, porque ahí era donde estaba el germen de Mocedades en las reuniones familiares.

    En este disco no se incluyeron temas en inglés, todos en castellano, excepto una en euskera, se trata, sin duda de un disco muy poco comercial, pero mucho más maduro y elaborado. Casi todas, obras de Calderón, aunque Rafael Pérez Botija volvió a participar, con la que para muchos es la mejor obra del disco, Mi padre, la historia de un padre soñador contada por su hija, que no podía ser otra que Amaya. Lluvia, una balada triste de desamor. Y La Gaviota, tema de la película Las adolescentes, un film del destape en un país que se iba liberando de la moral del régimen franquista. Este tema ya se incluyó, en inglés en el año 1971, en el disco Otoño, titulada Lady of the hace. Otra joya, Para ti, pequeñas cosas, la única canción coral del disco con un empaste de voces perfecto.

    Nuevamente este año, Mocedades repitió viaje a América, ya se estaban consolidando en el mercado discográfico, sobre todo en Méjico, dónde no paraban de cosechar éxitos. En esta ocasión, Roberto no pudo asistir por encontrarse cumpliendo el servicio militar y fue sustituido por su hermano Javier, que pertenece también al mundo de la música, pero no como cantante sino, como técnico de sonido, aunque sus aptitudes vocales están a la altura de su apellido.

  Durante uno de los viajes que el grupo tuvo que hacer a Madrid, para grabar un programa de televisión, algunos de los componentes sufrieron un accidente de tráfico, concretamente Amaya, Roberto y la mujer de este. Pese a lo aparatoso del golpe, no se produjeron lesiones demasiado graves, pero les tuvo alejados de los escenarios durante unas semanas.

   A finales de año, Mocedades nuevamente cruza el charco, pero esta vez para presentarse en los Estados Unidos, en el Madison Square Garden, concretamente el 21 de noviembre, junto con Roberto Carlos, Pedro Vargas y Julio Iglesias, ante 20.000 personas, con record de recaudación hasta ese momento. El espectáculo se cerró con el grupo bilbaino interpretando Eres tú.

 

Este disco gira alrededor de “Secretaria”, que en el momento de su publicación ostenta el liderato en la venta y popularidad de singles. Y ese es el problema, pues la canción eje no da para mucho. También se nota en él los vientos de cambio político que soplaban en nuestro país en aquel 1976. Alguna canción con temática social y una puesta en solfa de uno de las más famosos poemas de Miguel Hernández: “El niño yuntero”. Con todo, se nota que el grupo de las Uranga pierde fuelle en su séptima entrega y toma un rumbo con tendencia a la ñoñería.

Amaya canta con su voz de soprano siempre bien afinada la canción que presta título a todo el álbum, unabalada sosa y previsible con mucho violín y coro más en segundo plano que en otras ocasiones. Más interesante resulta “Para ti, pequeñas cosas” una canción de amor con un aura campestre en la línea de María Ostiz. No es la única cortada con las mismas tijeras. “Que te me vas”,  por ejemplo, se mueve también en la lenta tesitura habitual en el grupo, aunque en este caso unos arreglos imaginativos salvan bien el asunto. La rareza puede venir de la mano de “Lluvia” , una pieza descriptiva que resulta por momentos inquietante con sus voces susurradas y su acompañamiento velado.

Seguramente el título más movido, alegre y que mejor ha envejecido de los contenidos en este disco es el que lo cierra: “La gaviota”, una pieza alegre y muy comercial con el que Mocedades demuestra que también se mueven con soltura en los temas movidos.

Además de las dos pistas, seguramente las dos mejores de todo el LP, puedes escuchar también el leit motivdel asunto; es decir aquella “Secretaria” en el sencillo correspondiente, publicado el año anterior.

Finalmente apuntar que desaparece de la portada del disco el logotipo de Novola, sello ya fenecido en aquel momento, para figurar únicamente el emblema de la casa madre, Zafiro.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar, pon la solución *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.