Gracias, Mocedades

LA OPINIÓN DE ZAMORA

Dicen que recordar es volver a vivir. Con Mocedades y la Banda de Música Maestro Nacor Blanco, el pasado sábado fuimos muchos los zamoranos que recuperamos parte de la banda sonora original de nuestra vida, la del pasado más o menos inmediato, y vibramos al son de canciones que no tienen tiempo ni edad. Canciones de nuestra vida y de toda la vida. Canciones que a unos estremecieron, a otros emocionaron, a algunos entristecieron y para la mayoría fueron trepidantes.

Lo mejor que pudo pasar es que un grupo con solera, un grupo de prestigio que lo ha conseguido prácticamente todo en el mundo de la música como Mocedades, decidiera cantar con una Banda de Zamora, ni siquiera orquesta, una Banda maravillosa, compuesta por músicos entusiastas y curtidos en el pentagrama, magistralmente dirigidos por el maestro Álvaro Lozano Rodríguez. Una experiencia que resulto francamente positiva y que me gustaría animar a repetir. Porque nuestras Bandas son también Marca Zamora.

Sé el esfuerzo enorme que tuvieron que realizar los chicos y chicas de la Banda, en tan sólo quince días, con ensayos interminables. Pero tenían que estar a la altura y lo estuvieron. Bien cierto es que con gente como los componentes de Mocedades todo es más fácil. Es gente también curtida en mil batallas musicales, gente que hace fácil lo difícil, gente que lleva el compañerismo al igual que lleva la solidaridad en la sangre. La experiencia ha resultado del todo positiva y hay que animar a repetirla.

Mocedades ha marcado un antes y un después que hay que seguir fomentando como sea. En las filas del legendario grupo, milita una gran persona, un profesional como la copa de un pino, José Miguel González, que mueve muchos hilos musicales y que a poco que se lo proponga puede hacer que nuestra música con Marca Zamora, despegue, salga del terruño para hacerse incluso internacional. La idea, fuera de quien fuera, ha dado un buen resultado. Eso debe animar a todos a repetir. Hay que seguir dando oportunidades a nuestros músicos. En eso, alabo también la labor que está desarrollando el Teatro Ramos Carrión, sin cuyo concurso a lo mejor no hubiera resultado tan fácil. Mocedades será siempre Mocedades. Posiblemente es el grupo, en pasado y en presente, con mejores voces. Alcanzar sus registros no es fácil. Con sus voces son capaces no ya sólo de cantar, sino de hacer música. Son geniales. Fue hermoso escuchar reverdecido su “Tómame o déjame”, “Eres tú”, “Amor de hombre”, “Pange lingua”, “La llamaban loca”, “Dónde estás corazón” y todo el magnífico repertorio con que obsequiaron a su público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para comentar, pon la solución *